17 personas contaron los secretos familiares que salieron a la luz y lo cambiaron todo

Dicen que los secretos familiares son el origen de muchos malestares psicológicos. A veces, permanecen escondidos para evitar vergüenza y culpa a los demás. Pero, de alguna manera, se transmiten de manera inconsciente y terminan condicionando el bienestar emocional de las personas.

Pexels

Precisamente porque son secretos, se sienten como un peso invisible. Además, cuando tienen que ver con hechos graves, el resultado puede ser realmente serio tanto para los que los conocen como para los que viven ajenos a él. De alguna manera, esconderlos es precisamente lo que hace que sigan más vivos que nunca, aunque nadie pueda verlos.

Desde que nacemos, recibimos de nuestro entorno una serie de mensajes implícitos y explícitos. Por ejemplo, podemos ser conscientes de que nuestra madre es excesivamente nerviosa y sombría, aunque no sepamos por qué. El origen de esas conductas, que nos resultan extrañas, puede ser un hecho reprimido que nos transmiten indirectamente.

En Reddit alguien preguntó “¿Qué secreto familiar fue finalmente revelado en tu familia?“, y las respuestas no tienen desperdicio. A veces son cosas relativamente inocuas, secretos del pasado familiar que ya no tienen ninguna repercusión. Otras veces, se trata de revelaciones dignas de la telenovela más intensa, y son capaces de dividir a una familia.

Sin embargo, la mayoría de personas que participaron en el hilo no cambiarían el hecho de conocer estos secretos por nada. Para muchos de ellos, conocer al fin esas historias familiares ocultas es el camino para empezar a superarlo.

1.

Resulta que mis tíos eran criminales famosos que habían matado a varias personas. Yo pensaba que criaban perros. Fuente.

Pexels

2.

Fuimos a una cena de Navidad en casa de mi abuela como cada año, y mi tío bebió demasiado e insinuó que tuvo un rollo con mi madre. Un par de meses más tarde y tras dos tests de ADN, descubrimos que mi hermana es realmente su hija. Mi padre nunca volvió a hablar con su hermano. Y, por supuesto, mis padres se divorciaron. Y ahora necesito mucha terapia. Fuente.

3.

Después de la muerte de mi made, descubrí la verdad sobre el matrimonio de mis padres. Ella llegó al país de mi padre para visitar a unos familiares. Conoció a mi padre y tras una semana ella le pidió que se casaran para poder quedarse en el país. Mi padre aceptó porque no tenía a nadie más y sus padres le presionaban para casarse de una vez.

Pero lo importante de la historia es que, con el paso del tiempo, los dos se enamoraron el uno del otro. Su amor creció con el tiempo y estaban realmente felices juntos. Mi madre pasó muy enferma sus últimos días, y solo aceptaba cuidados de mi padre. Él sigue asegurando que ella era un ángel enviado por dios para cuidarle. Me sorprendió que se casaran de esa manera, de improviso, y que terminaran queriéndose de una forma tan tan tan profunda. Espero algún día tener un matrimonio tan sólido y cariñoso como el suyo. Fuente.

4.

Descubrí que mi abuela tuvo un bebé cuando era adolescente y mis bisabuelos la obligaron a darlo en adopción. Unos 40 años después, nos encontró. Fuente.

5.

Mi abuela no sabía conducir. Yo pensaba que no sabía, pero nunca se habló del tema.

Un día, cuando tenía 7 u 8 años, intenté que alguien me condujera basta la tienda para comprar chuches. Estábamos de visita a mis tíos, y mi abuela vivía con ellos. No conseguía que nadie me llevara así que pensé, le preguntaré a la abuela.

Mi primo saltó, “¡la abuela no sabe conducir!” Mi abuela estaba escuchando y se cabreó, “oh, puedes apostar lo que quieras a que sé conducir, ¡pero no me dejan!”

Esto es todo lo que dijeron al respecto, y mi tía finalmente me llevó a la tienda, así que me olvidé del asunto.

Años después, cuando me saqué el carnet, le pregunté a mi madre si mi abuela sabía conducir. Me explicó que durante la Ley Seca, mi madre fabricaba y distribuía ilegalmente alcohol. Se le daba muy bien. Tanto, que cuando finalmente les pillaron, nadie delató a mi abuela. Lo único que pudieron hacer fue suspender su licencia de conducción a perpetuidad.

Posteriormente, le dijeron que podía pedir que se la volvieran a aprobar, si admitía su culpabilidad. Les dijo que se fueran al infierno. Fuente.

6.

Tras morir mi abuelo, descubrimos que ninguno de sus siete hijos era suyo, y que probablemente todos tenían padres diferentes. Fuente.

Pexels

7.

Descubrimos que mi abuelo fue un “soldado atómico”. En vez de enviarle a luchar en la Guerra de Corea, le enviaron a Nevada, donde fue testigo de un hongo nuclear. Cuando terminó, le obligaron que marchara hacia el punto de detonación, donde estaría expuesto a una gran cantidad de radiación.

Afortunadamente para mi familia, mi abuelo ahora tiene 90 años. Ha tenido algunas amenazas de cáncer, y el resto de la familia (mi madre, mi tía, mis primos, mi hermana y yo) estamos sanos, ¡pero es una información médica que creo que deberíamos haber conocido antes! Fuente.

8.

Al contrario de lo que me habían contado, mi bisabuelo no murió de cáncer. Murió de complicaciones después de haber sido disparado cuando estaban atracando uno de sus negocios. Quizás. También pasaba mucho tiempo en Atlantic City. Y tenía muchos socios en los sindicatos del carbón. Además, todo el mundo le llamaba “Tony el sonriente” a pesar de que su nombre no era Tony.

Murió en los 60, mucho antes de que yo naciera, pero cuando mi bisabuela murió hace 20 años un hombre muy mayor con un traje blanco se presentó en su funeral y los más ancianos de mi familia le besaban la mano. Cuando pregunté, todos me dijeron que no le conocían.

Mi abuelo se marchó del estado de Pensilvania a finales de 60 y está desconectado de todo esto, pero la duda permanece. Fuente.

9.

Descubrí que mi tío es en realidad mi hermano, mi madre le tuvo cuando era demasiado joven y le criaron mis abuelos. Fuente.

10.

A mi tatarabuelo le expulsaron y prohibieron volver a Missouri por ser un ladrón de ovejas. Fuente.

11.

Tras morir mi abuelo, descubrimos que tuvo un hijo cuando estuvo en Italia durante la Segunda Guerra Mundial. Él nunca lo supo, porque su madre evitó que viera las cartas que le enviaba la chica italiana. Cuando volvió a casa, conoció y se casó con mi abuela, y tuvieron 4 hijos.

Es una historia muy triste, pero si mi madre no hubiese interceptado las cartas, ¡yo no existiría! ¡Tengo emociones muy extrañas sobre el asunto! Fuente.

Pexels

12.

Nunca le he contado esto a nadie, pero me lo quiero sacar de dentro. Descubrí que la que fue mi novia en el instituto durante dos años se quedó embarazada cuando rompimos. Dejamos la relación porque era una persona muy tóxica. Mi madre impidió que se pusiera en contacto conmigo, y ella abortó. Me enteré 18 años después de que podría haber sido padre cuando tenía 16. Ese niño ahora sería un adulto. Fuente.

13.

Hace un mes, la hermana de 88 años de mi suegra reveló en su lecho de muerte que el mejor amigo de su marido era realmente el padre de sus 4 hijos. Su marido era un hombre tóxico según todo el mundo. Aunque a todos les sorprendió la noticia, nadie se apenó demasiado. Fuente.

14.

Empecé a tener problemas con mi dentadura. Tuve abscesos espontáneos que resultaron en varias endodoncias. Mi dentista investigó las causas, y descubrió cosas muy anormales en las raíces y los nervios de mis incisivos. Le pidió ayuda a varios reputados especialistas de su ámbito. Cuando llegó mi siguiente cita, le encontré muy serio, hasta que empezó a contarme que lo que me estaba pasando en los dientes era un signo clásico de relaciones entre parientes. Estaba muy incómodo al darme la noticia.

Se lo conté a mi madre y me dijo: “Sí, claro, ¿no lo sabías?” “¿Pero qué!? ¡Por supuesto que no lo sabía!” Resulta que tiempo atrás en nuestro árbol genealógico varios de mis parientes decidieron que era buena idea casarse los unos con los otros… y nadie se preocupó de mencionarlo… nunca. En el pequeño pueblo en el que vivo el 85% son pariente míos, poca broma. Ni siquiera los conozco a todos, de tantos que hay.

Siempre tuve claro que encontraría a mi marido, con quien llevo casada 12 años, lejos de mi pueblo natal, porque tenía miedo de tener hijos con alguien que luego resultara que era mi primo. Y descubro 5 años después de haberme casado que yo soy el producto de relaciones entre parientes. ¡Pero mi marido y yo no estamos emparentados en absoluto! Fuente.

Pexels

15.

Un primo empezó a seguir y acosar a otro primo durante alrededor de 3 años, de manera obsesiva. Con el tiempo lo admitió, pero no se enfrentó a ninguna consecuencia.

Nunca dio una razón en concreto, y ni siquiera conocía a su otro primo demasiado bien, simplemente empezó a hacerlo porque sí. Gran parte de mi familia nunca se lo creyó, porque parecía un gran tipo. Fuente.

16.

Cuando a mi hermana le diagnosticaron cáncer y tenía pocas posibilidades de sobrevivir, salió a la luz que no era realmente mi hermana… Mis padres sintieron que todos debíamos conocer la verdad, por si acaso.

Sobrevivió al tratamiento, y siempre será mi hermana. Fuente.

17.

Mi abuela murió recientemente. Era famosa en todo el pueblo por su forma increíble de cocinar, sobre todo el pavo. Concretamente, la salsa era absolutamente increíble. Deliciosa. Tuvo un ataque al corazón hace unos años y la experiencia hizo que se decidiera a contarme el secreto de sus recetas, todas excepto la de la salsa. Cuando murió la pasada primavera, revisé su alacena y encontré un cubo entero de salsa de Kentucky Fried Chicken. Literalmente usaba la salsa de Kentucky Fried Chicken como base para hacer la suya. Un escándalo enorme. Fuente.

Pexels

Y tú, ¿conoces algún secreto familiar digno de aparecer en esta recopilación?