18 personas revelan lo peor que escucharon mientras se hacían los dormidos

Durante la Segunda Guerra Mundial, los generales estadounidenses se dieron cuenta de que los pilotos de combate estaban tomando decisiones terribles para el ejército. Con el tiempo se dieron cuenta de que el culpable de esto era el insomnio. Por ese motivo, se esforzaron en crear un método científico para conciliar el sueño a cualquier hora, de día o de noche, y en menos de dos minutos.

Esta anécdota la cuenta la periodista Sharon Ackman en un artículo para Medium. Tras seis semanas de práctica, el 96% de los pilotos fue capaz de conciliar el sueño en apenas 120 segundos. “Aunque sonaran las ametralladoras o tomaran café”, asegura Ackman.

Pexels

Está anécdota pone de manifiesto la importancia de conseguir unas noches reparadoras y sentirte descansado al día siguiente. Pero no es fácil: el clásico método de contar ovejas, por mucho que algunos juren sobre su eficacia, está un tanto obsoleto. El insomnio, además, sigue siendo uno de los problemas de salud más minusvalorados que existen.

Son más de cuatro millones los españoles que tienen problemas crónicos para dormir, de acuerdo con la Sociedad Española de Neurología (SEN). Es decir, se trataría del 10% de la población adulta. Y, si alguna vez te ha ocurrido, sabes que hay pocas cosas más frustrantes que pasarte toda la noche contemplando al techo oscuro de la habitación.

Lo peor es cuando realmente sientes cansancio físico y mental, pero por más que lo intentas, es imposible. Sabes que en breve tendrás que levantarte para ir a trabajar, y que al día siguiente estarás con la cabeza en otra parte. Pero aún así, las horas pasan, y de pronto solo quedan un par de horas para que suene la alarma.

Nuestros protagonistas de hoy nos recuerdan un inconveniente adicional del insomnio: puedes escuchar lo que otros dicen sobre ti cuando piensan que estás realmente dormido. Cosas que no seguramente no deberías escuchar, y que no solo impedirán que consigas dormirte, sino que puede que te hagan cambiar por completo de idea sobre esas personas.

Desde padres lamentándose por cómo han criado a sus hijos, a compañeros de piso con planes nefarios, estamos seguros de que esta recopilación te recordará lo bien que se está dormido.

1.

Cuando era niño, me asustaban los monstruos o que algo se me acercara mientras dormía, así que siempre le pedía a mi padre que comprobara cómo estaba antes de acostarme. Me hacía sentir seguro. Una noche, estaba todavía despierto cuando escuché que mi padre subía las escaleras, y como se suponía que tenía que estar dormido y no quería meterme en líos me hice el dormido. Entró en mi habitación, me miró durante unos segundos, y se acercó a mi cama. Levantó un poco la sábana, se tiró un pedo dentro, y se marchó.

Han pasado 15 años y recuerdo esa noche a la perfección. Él lo niega rotundamente, pero yo sé lo que pasó.

Enlace.

Pexels

2.

Escuché la noticia de que mi padre había fallecido mientras fingía estar dormido.

Tenía 12 años, me desperté en medio de la noche para ir al baño. Después me dirigí a la cocina para beber agua y vi a mi hermana sentada en el sofá. Me preguntó si podía dormir con ella en el salón y no le di mayor importancia.

La mañana siguiente me desperté pero continué con los ojos cerrados, y escuché a mi madre decirle al mejor amigo de mi padre que le habíamos perdido. Nunca lo olvidaré.

Enlace.

3.

Fingí estar dormido mientras en la cocina el doctor le decía a mi padre que tenía una enfermedad muy grave. Yo tenía 9 años.

Afortunadamente ahora mi padre está bien, pero en aquel momento fue horrible.

Enlace.

4.

Mi vecino caminando por mi casa con un par de amigos, mostrándoles cómo siempre dejamos todo por ahí tirado y lo fácil que sería robarnos sin que nos enteráramos.

Enlace.

5.

Algo en plan “Es demasiado mayor para esto, no voy a volver a llevarla a la cama”. Y esa fue la última vez que fui transportada mágicamente desde el sofá del salón a mi habitación.

Enlace.

Pexels

6.

“No me extraña que la gente en el colegio crea que es gay”, dicho por mi madrastra.

Enlace.

7.

Mi madre y yo compartíamos una habitación de hotel durante un viaje, y desgraciadamente solo tenía una cama así que la teníamos que compartir también. Mientras intentaba dormirme, escuchaba todo el rato el tono de mensajes de mi madre y a ella riéndose. Mis padres se odian así que sabía que no se estaba escribiendo con mi padre. Lleno de curiosidad, abrí los ojos para ver que estaba tonteando con otros hombres durante un viaje con su familia, y de hecho me encontré con una foto íntima. No pude volver a dormirme después de eso.

Enlace.

8.

A mi padre con demencia gritando. Normalmente no pasaba nada, pero de pronto te despertaba a las 4 ó 5 de la madrugada gritando o apretando sus dientes. Nunca te acostumbras a algo así.

Enlace.

9.

Mi madre y mi tía hablando, pensando que estaba dormido, cuando tenía 10 años.

Tía, “Es tan mono”.

Mi madre, “no, no es guapo en absoluto”.

Enlace.

Pexels

10.

Era monitor de campamento. A dos chicas les encantaba hacer listas sobre quién era guapo. Una de ellas sugirió que uno de los monitores era guapo, y la otra dijo que le había escuchado decir cosas malas sobre mi a mis espaldas, lo que le quitaba todo el atractivo. Me dolió escuchar eso sobre un compañero, pero me alegré de tener su apoyo.

Enlace.

11.

Cuando era niño, fingía estar dormido en el coche. Estaba en el asiento de atrás junto a mi hermana. Probablemente tenía seis o siete años, así que ella tendría unos 13. Se tiró un pedo repugnante, con todas las ventanillas bajadas. Fue muy sonoro, pero estábamos los dos sentados detrás. Ella inmediatamente me culpó de tirarme pedos mientras dormía. Todo el coche se rió y bajó las ventanillas, mientras yo seguía “dormido”. Hasta ahora nadie sabe que fue ella, y ella cree que se salió con la suya. Te pillé, hermanita.

Enlace.

12.

Mi “amigo” hablando sobre cogerme la cartera más tarde y robarme el dinero, y después marcharse antes de que me diera la cuenta. Le eché inmediatamente.

Enlace.

13.

Mis padres debatiendo sobre si yo era gay o no, y analizando en qué se equivocaron durante mi crianza. Pensaban que me habían dado demasiados abrazos.

Enlace.

14.

Escuché a mis antiguos compañeros de piso planeando cómo echarme.

Enlace.

Pexels

15.

Estaba quedándome dormido en la cama junto a mi novia, cuando la escuché confesar que estaba enamorada de mí. Estaba bastante borracha, pero explicó detalladamente que se sentía respetada, que le gustaba estar conmigo y que veía un futuro a mi lado.

A la mañana siguiente, me gritó que no la había abrazado mientras dormíamos y que era un problema grave. Creo que no fue consciente de su confesión de la noche anterior.

Enlace.

16.

Mi madre diciéndole a una amiga por teléfono que pensaba que su marido la engañaba, así que ella había empezado a engañarle a él. Todavía no sé qué hacer al respecto. Mi padre no la engañó jamás, ahora se están divorciando.

Enlace.

17.

En una fiesta pijama, “¿creéis que está circuncidado o no?”

Enlace.

18.

Una competición de gritos en el que mi madre le dijo a mi padre “¡Quiero que digas una cosa buena sobre mis hijos, UNA!” Seguido de silencio y puertas cerrándose.

Pexels

Enlace.

Y tú, ¿alguna vez has escuchado algo que no debías mientras intentabas dormir?