20 internautas recuerdan cuál es el halago más raro que han recibido, y nos estamos cuestionando nuestra cordura

Muchas veces pensamos que saber aceptar las críticas es un problema para muchos. Pero para otras personas, es mucho más conflictivo el proceso contrario: aceptar halagos, y sentirse merecedores de los mismos. Puede que sean elogios estéticos, profesionales o intelectuales, hay veces que no sabemos cómo reaccionar ante un halago, e involuntariamente creamos una situación incómoda.

Pexels

Al final, se acaba convirtiendo en una especie de círculo vicioso. No sabemos cómo acertar con la respuesta a un comentario positivo que hemos recibido sobre nuestras aptitudes. En consecuencia, nos sentimos aún más inseguros, y ponemos obstáculos a veces de manera inconsciente para que no se vuelva a crear una situación similar.

Obviamente, la causa de este problema es la inseguridad. Ese “síndrome del impostor” que nos hace sentir que no somos merecedores de los halagos, que no hemos hecho nada digno de recibir una atención especial o que simplemente hemos hecho lo que cualquiera habría hecho en nuestra situación.

Para superar estas situaciones, en primer lugar tenemos que dejar de ver un halago como una obligación de responder de alguna manera. Podemos perfectamente sacar otro tema y desviar la atención, quedándonos con el elogio sin necesariamente negarlo. En segundo lugar, tenemos que dejar de confundir el hecho de aceptar un halago con vanidad: lo mejor para nuestra autoestima es aceptar que hay cosas que hacemos bien. Un simple gracias será más que suficiente, sin necesidad de comentar nada más.

Otra cosa muy distinta es cuando un elogio es tan inesperado o tan raro, que ya no es que no nos sintamos merecedores de él, ¡sino que no lo entendemos! Es lo que le pasó a nuestros protagonistas de hoy. Cuando alguien preguntó en Reddit “¿Cuál es el halago más extraño que has recibido?“, mucha gente aportó anécdotas… y algunas nos hacen cuestionar la cordura de la gente.

Pexels

De ahora en adelante, piensa que si estas personas supieron cómo responder a estos piropos, ¡seguro que tú también puedes!

1.

“Tienes pinta de ser bueno con sus codos”. Me lo dijo una señora de unos 50 años que pasaba en bicicleta. Me quedé sin saber qué decir. Entonces dio la vuelta y me dijo que debería apuntarme al equipo local de roller derby. Fuente.

2.

“Prescindiría de mis hijos adultos a cambio de volver en el tiempo y hacer unos nuevos contigo”. Una mujer mayor comprando en la gasolinera. Fuente.

3.

“Te quedaría muy bien un vestido palabra de honor”.

Soy un chico, pero si alguna vez quisiera empezar a llevar vestidos, ahora sé que tendría que elegir un vestido palabra de honor. Fuente.

4.

“Me recuerdas a un cisne”. Fuente.

5.

Un profesor de instituto me dijo en varias ocasiones que mi cabeza tenía una forma perfecta. Fuente.

6.

“Tienes unos lóbulos preciosos”. Fuente.

Pexels

7.

Más que el piropo, lo más raro fue la manera en la que me lo dijo. Una chica se acercó y me dijo que mirara al frente, se quedó mirando uno de mis ojos durante dos minutos, y después me dijo “qué bonitos”. Fuente.

8.

Fue a la reunión de alumnos del instituto 25 años después, y una mujer que conocía no me reconoció. Cuando le dije mi nombre, me respondió “¡Oh, dios mío! ¡Ahora eres muy guapo!” Fuente.

9.

El mío fue que me parezco a un personaje de Tim Burton… Al menos, creo que es un halago, porque me gusta el trabajo de Tim Burton. Aunque ahora que lo pienso… Fuente.

10.

Un compañero de trabajo me dijo una vez que yo era “un cruce entre Han Solo y el Dr. Bunson Honeydew de los Muppets”. Esto fue en 1998, y todavía no puedo dejar de pensar en ello. ¿Se supone que era un halago? ¿Un insulto?

Lo peor de todo es que, en realidad, se ajustaba bastante a la realidad. Fuente.

11.

Me dijeron “con el maquillaje adecuado, serías una chica muy guapa”. Por cierto, soy un chico. Fuente.

12.

Una vez alguien me dijo que le gustaba hablar conmigo porque le hacía usar todo el cerebro.

No sé. Es raro, pero me gustó escucharlo. Fuente.

Pexels

13.

Que por fin parezco un ser humano. Me lo dicen cada vez que me corto el pelo. Fuente.

14.

Cuando fui al doctor estaban formando a una enfermera. Iban a sacarme sangre y la más veterana palpó mis venas. Dijo que tenía las venas “abultadas”, así que eran fáciles de ver y de sacar sangre de ellas. Fuente.

15.

Uno de mis primeros días en un nuevo trabajo, escuché a un compañero decirle a otro “te lo digo como elogio, esta chica tiene pinta de coleccionar animales en tarros”. A día de hoy sigue siendo mi piropo favorito. Fuente.

16.

“Tienes un aspecto… ominoso”. Me lo dijo el cartero una vez que me senté en la acera leyendo la revista TIME, mientras esperaba que llegara el correo. Fuente.

17.

“Wow, eres más fuerte que mi padre” —mi novia, la primera vez que la levanté en brazos. Fuente.

Pexels

18.

La amiga de mi hermana me dijo que tenía el sentido del humor de un anciano en su lecho de muerte, enfadado porque no pudo encontrar a su exmujer para echarla de casa una vez más. Fuente.

19.

Alguien me dijo que parecía que mis ojos estaban al revés. No estoy seguro de lo que quería decir, pero parecía buena gente. Fuente.

20.

Había salido a correr y un desconocido me dijo “BUEN CUELLO”.

No digo que crea en los vampiros, pero esa noche me aseguré de que todas las ventanas estaban cerradas. Fuente.

Y tú, ¿alguna vez has recibido un elogio digno de aparecer en esta lista?