20 situaciones inolvidables que convirtieron las clases virtuales en un concierto de risas

Antes de 2020, las clases virtuales eran un recurso educativo que no tanta gente había experimentado. Ahora, es raro el estudiante que no ha pasado parte del curso conectándose desde su propia casa para atender a sus clases a distancia. Puede parecer algo muy aburrido, pero hay quien disfruta de las ventajas que ofrecen: estar en la comodidad de tu cuarto, o poder dormir más tiempo sin miedo a llegar tarde, por poner solamente dos ejemplos.

Pexels

Lo que no quita que las circunstancias en las que se producen estas clases de manera remota, y la poca experiencia de algunos con las herramientas empleadas, puedan provocado situaciones embarazosas. Algunas han terminado convirtiéndose en fenómenos virales: desde estudiantes que escucharon a sus profesores cantándole a sus gatos, a apariciones inesperadas de los hijos de los docentes.

Aquí os dejamos algunas de las mejores anécdotas que hemos encontrado, en las que una aburrida clase virtual terminó convirtiéndose en un recuerdo hilarante —o vergonzoso— para sus protagonistas.

1.

Todos en clase habíamos tenido una semana muy dura, con muchos deberes y exámenes. De pronto, el hijo pequeño de uno de mis profesores se acercó al micrófono y nos dijo: “¿Estáis bien? ¿De verdad? Os quiero mucho a todos”. Fue una tontería, pero nos alegró el día a todos. Fuente.

Pexels

2.

Al final de cada clase, nuestro profesor de matemáticas nos enseñaba todos sus gatos mientras de fondo sonaba “Nyan cat“. Fuente.

3.

Una vez un estudiante olvidó que no estaba silenciado, y durante la clase de Historia empezó a hablar sobre lo mucho que odiaba esa asignatura. La profesora simplemente dijo “oh” en el tono más ofendido que he oído nunca. Fuente.

4.

Un profesor empezó a hablar como si estuviera haciendo una presentación. Después de unos 10 minutos, alguien le dijo que no estaba compartiendo su pantalla. En ese momento, simplemente se rindió y nos dejó irnos antes a clase. Fuente.

Pexels

5.

Al profesor se le interrumpió la conexión a Internet. La clase continuó con uno de los estudiantes cambiando su fondo de pantalla de Zoom al parte metereológico de una ciudad al azar, y procediendo a advertir del tiempo que iba a hacer como si fuera un informativo de verdad. Cuando el profesor volvió, terminó con un: “Le devuelvo la conexión, Profesor”. Lloré de la risa. Fuente.

6.

No soy estudiante, sino profesor. Hice el ridículo cuando olvidé finalizar la grabación de una clase a distancia… así que en los últimos 5 minutos de la sesión se me escucha hablando con mi gato. Mi escuela no tiene el software de pago para editar las grabaciones, así que la compartimos de esa manera, con la conversación con el gato y todo. Posteriormente, los estudiantes me preguntaban cómo el iba a mi “bolita de pelo”. ¡Hilarante, pero vergonzoso! Fuente.

7.

En una clase de matemáticas, estábamos haciendo un examen, para el que teníamos que tener el micro encendido —su manera de prevenir las trampas. Una chica olvidó que su micro estaba encendido y empezó a cantar “Stand By You” de Rachel Platten a pleno pulmón. Cantó la canción completa, y todavía estaba tarareándola cuando terminé el examen y abandoné la llamada. Fuente.

Pexels

8.

Era el primer día de clase online con un profesor muy respetado. De las 10 personas que participaban, 5 tenían la cámara encendida, y yo estaba entre esos cinco. Me di cuenta de que mi gato se movía detrás mía y, de pronto, el profesor gritó: “¡¡EL GATO SE HA CAÍDO DE LA CAMA!!” Al menos ayudó a romper el hielo… Fuente.

9.

Era la penúltima clase antes del examen final, y llevábamos bastante atraso en el temario. Era una clase de 3 horas con un descanso a la mitad. La profesora nos dijo que iba a descansar los ojos unos minutos. Nos escribió un correo unas 4 horas después, para decirnos que se había quedado dormida. No, no me salió muy bien el examen final, pero me hace mucha gracia recordar aquello. Fuente.

10.

Acababa de hacer 8 horas de llamadas de Zoom para la formación de 7 semanas de un nuevo proyecto. La segunda semana, un hombre enciende el micro, se tira el pedo más largo que he escuchado en mi vida, y apaga el micro. Puedo ver a los demás riéndose en silencio por su error fatal, pensó que tenía el micro encendido y por eso decidió “apagar” su llamada.

Me pareció lo más destacable de la semana, ¡pero la siguiente el tipo volvió a hacerlo! Honestamente, la segunda vez me reí, pero empecé a plantearme si no sería una especie de demostración de autoridad. Fuente.

Pexels

11.

En el primer día de clases a distancia, un estudiante se quedó dormido con la cámara encendida. Además, uno de mis profesores accidentalmente se expulsó de la reunión durante 5 minutos. Fuente.

12.

Irónicamente, mi profesor de Tecnología olvidó apagar su micrófono, e inició una acalorada discusión por teléfono con su ex novia con la que tenía un hijo. ¿He mencionado que ella también era profesora en nuestra escuela? Sí, fueron los 5 minutos más incómodos de mi vida antes de que se diera cuenta. Fuente.

13.

Uno de mis compañeros se pasó toda la clase con un caso de soldado de asalto de Star Wars puesto. Fuente.

Pixabay

14.

Solo estamos obligados a tener las cámaras encendidas durante los exámenes. Mientras observaba a los estudiantes, mi profesora se fijó en algo sobre el escritorio de uno de ellos. La conversación fue así:

Profesora: “Por favor, dime que no estas bebiendo Pepsi para desayunar”. Señaló a la botella de Pepsi de dos litros sobre el escritorio.

Estudiante: “Nah”, dijo inclinándose para coger algo fuera de plano. “Es Dr.Pepper”, mostrando una botella medio vacía de dos litros de Dr. Pepper.

Profesora: “¡Eso es malísimo! ¡Sois profesionales médicos!”

Estudiante: “¡¡¡Aún no!!!”, y dio otro sorbo al refresco.

Me partí de la risa. Fuente.

15.

Durante mi clase de Inglés, una chica olvidó apagar su micrófono. Mientras mi profesor estaba hablando, ella nos dejó sordos a todos los participantes en la llamada de Zoom, respondiendo las preguntas de su madre.

Su madre (en la distancia): “¿En qué clase estás?”

Ella (gritando): “¡Inglés!”

Su madre: “Oh, ¿la del profesor que está buenorro?”

Ella: “Sí, ese es”

Admito que mi profesor es bastante atractivo, pero lo que lo lleva a otro nivel es que tu propia madre esté involucrada. Afortunadamente, nuestro profesor es un tío tranquilo, y pensó que había sido divertido, simplemente advirtió a toda la clase de que mantuvieran sus micros apagados. La chica no dijo nada durante el resto de la clase. Fuente.

16.

En una ocasión, una chica de mi clase de inglés se pasó unos 10 minutos hablando con su novio sin darse cuenta de que su micrófono y cámara estaban encendidos. Incluso dio detalles demasiado personales, pero nadie se atrevía a decirle lo que estaba pasando. Finalmente, otro estudiante le dijo: “Uhhh… [nombre], tu cámara y micrófono están encendidos”. Los apagó de inmediato sin decir una palabra. Fuente.

Pexels

17.

Uno de mis profesores desactivó la posibilidad de ver el chat, nadie sabe cómo. Así que, por supuesto, alguien empezó a escribir el guión completo de la película Bee Movie. Eso solo fue el principio. Fue una hora muy interesante. Fuente.

18.

Cuando estaba en un campamento online de Álgebra, el profesor olvidó apagar el micrófono mientras hacíamos unos problemas. Se le escuchó decir: “Odio las malditas matemáticas.” Fuente.

19.

No fue especialmente divertido, pero una vez un estudiante caso prende fuego a su casa durante una de mis clases. Estaba friendo huevos y un trapo de cocina se empezó a quemar. Fue interesante comprobar quiénes estaban prestando atención, porque empezaron a gritar: “¡Fuego!” Le di créditos adicionales a los que dieron la voz de alerta. Fuente.

20.

El hijo pequeño de mi profesora apareció de pronto y le preguntó: “Papi quiere saber dónde escondiste sus calzoncillos”. No podíamos parar de reír, aunque la profesora dijo que en realidad no los había escondido y que simplemente se estaban lavando. Fuente.

Pexels

Y tú, ¿alguna vez has vivido alguna situación parecida?