Fulgencio, un leonés hiperinmune al covid que ayuda con su plasma a enfermos graves

Su alto nivel de anticuerpos hace que su plasma sea muy valioso.

Aunque la vacuna para lograr derrotar al coronavirus aún no está disponible, las últimas noticias al respecto son de lo más halagüeñas. Esta misma semana, la empresa estadounidense Moderna y los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos anunciaron que su vacuna experimental contra la covid, una de las más avanzadas del mundo, tiene una eficacia del 94,5%.

Pexels

Se trata de una cifra superior incluso al 90% comunicado por la compañía Pfizer hace poco más de una semana. Moderna tiene en marcha un ensayo con 30.000 personas en Estados Unidos, en el que la mitad de los participantes ha recibido la vacuna y la otra mitad un placebo. “Lo más importante es que solo 11 de las 95 personas que enfermaron sufrieron una forma grave de covid, con problemas respiratorios y necesidad de hospitalización. Y las 11 estaban con el placebo. Esto sí que no lo esperábamos ni en nuestros sueños”, explicó el español Juan Andrés, director técnico de Moderna.

Otro punto que permite ser optimistas es que el ensayo incluye a 7.000 personas mayores de 65 años y a otras 5.000 menores de esa edad, pero con enfermedades crónicas vinculadas a un mayor riesgo de covid grave. “Esto sugeriría que la vacuna también es efectiva en los más vulnerables, algo que Pfizer aún no ha confirmado”, de acuerdo con la viróloga Isabel Sola, codirectora de otra vacuna experimental contra la covid en el Centro Nacional de Biotecnología, en Madrid.

Estos resultados permiten ver la luz al final del túnel, como suele decirse, pero mientras no estén disponibles hay que seguir reforzando las medidas preventivas actuales contra el coronavirus. Utilizar mascarillas, tratar de evitar espacios abarrotados de gente, mantener la distancia con otras personas y lavarse bien las manos. Mientras tanto, en el frente médico toda ayuda sigue siendo bienvenida, y una de ellas es la utilización del plasma de personas inmunes, algo que puede ayudar a recuperarse a pacientes que están graves.

Telecinco

Lo sabe bien Fulgencio Bandera, un leonés de la pequeña localidad de Pedrún del Torío, que es hiperinmune frente a la COVID-19. Después de haber descubierto que lo era, ha estado donando su plasma para ayudar a enfermos graves.

Su mujer enfermó de coronavirus a primeros de octubre, con fiebre y agotamiento. Si embargo, Fulgencio, asintomático, dio negativo en la PCR, pero decidieron hacerle una prueba de seroprevalencia. Ahora dona su plasma, que una vez procesado puede ayudar a pacientes que estén luchando contra la enfermedad. Aunque el tratamiento con plasma de pacientes convalecientes sigue considerándose una terapia experimental, se ha demostrado que se trata de un procedimiento seguro.

Quién puede donar su plasma.

Según los últimos estudios, la administración temprana de plasma hiperinmune parece reducir la mortalidad. Lo que es seguro, es que no hace daño, y por eso se está utilizando en los hospitales, siempre bajo criterio clínico.

Pexels

Sin embargo, no todo el mundo puede donar: para hacerlo, hay que cumplir una serie de requisitos que ha establecido el Ministerio de Sanidad, y con los que trabajan los centros de transfusión repartidos por las distintas comunidades autónomas. “Lo primero es cumplir los requisitos que se requieren en cualquier donación de sangre, es decir, pesar más de 50 kilos, tener entre 18 y 65 años, no tener fiebre, ni tatuajes, no padecer ni haber padecido enfermedades transmisibles por vía sanguínea como paludismo, SIDA, hepatitis o tumores, no haber practicado sexo de riesgo…. Pero en el caso del plasma hiperinmune, se requiere además una serie de factores más específicos”, explica la responsable de Area de Hemovigilancia en Centro de Transfusión de la Comunidad de Madrid, Ana Arruga.

Así, en este caso el donante idóneo tiene que tener un diagnóstico previo de COVID-19 documentado por una prueba, ya sea PCR, Antígenos o Serológico. Además, tienen que haber transcurrido como mínimo 28 días desde la recuperación, que no tengan antecedentes de transfusión, y en el caso de las mujeres no tener historia gestacional o abortos previos.

“Las mujeres que han tenido un embarazo, haya llegado o no a término, tienen en su plasma anticuerpos antineutrófilos y anticuerpos HLA desarrollados durante la gestación. Estos anticuerpos podrían producir una reacción en el receptor, que aunque es poco frecuente es grave, podría ser potencialmente mortal”, explica Arruga.

Pexels

Eso sí, por lo visto la centralita no para de recibir llamadas de voluntarios. Si queréis participar, solo tenéis que escribir a [email protected] aportando datos personales y número de contacto. A partir de ahí, los profesionales del centro se pondrán en contacto con los voluntarios para iniciar el proceso.